Adiestramiento Cognitivo Emocional

Este método se acerca bastante al best y, en él, se basan los sistemas educativos más modernos. No regañamos nunca al animal y, así, conseguimos que sea feliz. Con el tiempo va aprendiendo que es lo que tiene que hacer. Los inconvenientes de este método son tantos y tan extendidos que no me voy a detener en valorarlos.

adiestramiento cognitivo emocional

Ya que los perros tienen la capacidad de comprender la conducta, y no solo reaccionar a un estímulo, debemos aprovecharlo. Recordar y seguir las PREMISAS hace posible mantener la perspectiva mientras entrenamos y avanzar en la dirección correcta. Si un trabajo prioriza la conducta o la técnica o considera secundario el estado emocional del perro o la calidad de la relación y/o la comunicación entre el perro y el entrenador no puede ser considerado un trabajo Cognitivo-Emocional de calidad. Los perros aprenden y generan conductas mediante una amplia gama de procesos. Centrar las técnicas de trabajo en un subconjunto de éstos es limitar las capacidades del perro y los resultados del adiestramiento. El perro puede aprender de muchas maneras diferentes, ya que su procesamiento de la información es relativamente complejo.

¿cómo Hacer Entrenamiento Cognitivo

¿Te suena de algo lo de Adiestramiento Canino cognitivo emocional? En este artículo vamos a explicarte en qué consiste este método y cuáles son sus fundamentos teóricos. Otra diferencia respecto a cognitivo-emocional es que no se hace hincapié en la comprensión de la conducta. Al ser continuo, en el momento que lo retiremos el perro perderá la expectativa de ser premiado de forma más rápida.

Muchos entrenadores y entidades, además de EDUCAN, aplican tanto las bases conceptuales como nuestros protocolos, mientras que otros muchos están desarrollando excelentes propuestas propias partiendo de las bases que fuimos los primeros en proponer. La mayoría de entrenadores y entrenadoras con proyección internacional de nuestro país son aquell@s cuyo talento les ha llevado a diseñar protocolos propios usando los conceptos del entrenamiento Cognitivo-Emocional. EDUCAN hizo dos cosas, la primera proponer unas nuevas bases conceptuales para el entrenamiento canino y la segunda desarrollar protocolos concretos de entrenamiento para aprovecharlas en la práctica. Conseguir la máxima implicación del perro en la mejora de las destrezas entrenadas. Potenciación del componente social en la ejecución de conductas ya aprendidas. Entreno de la asunción de la responsabilidad del perro en las acciones solicitadas en un contexto social.

Fórmate Para Trabajar Con Animales:

Para evitar que suceda se debe ofrecer al perro una actividad social activa y positiva tras la sesión, como puede ser jugar a lanzar y traer. El perro tiene la capacidad de generar una conducta mediante motores individuales (o egoístas), pero también puede generar conductas por motivos sociales, como trabajar en equipo o ganarse el afecto de alguien, por ejemplo. Es decir, el animal es capaz de aprender a llevar a cabo una actividad con la motivación de conseguir un premio, pero también puede realizar esa actividad si sabe que eso beneficiará a su grupo social. Durante la última fase del adiestramiento cognitivo-emocional el perro deberá solucionar problemas y será guiado por el condicionamiento operante y por el afecto del guía. El objetivo principal de esta etapa es conseguir la implicación del perro en el trabajo y fijar la responsabilidad de éste resolviendo situaciones junto al guía. Actualmente se sabe que los procesos de condicionamiento, siendo muy importantes, no son los únicos mecanismos de aprendizaje del perro.

Es el momento de explicar las diferencias que existen respecto al conductismo. Otro punto fundamental en un adiestramiento cognitivo-emocional son los evaluadores. Solo de esta forma nos podemos asegurar de que hemos conseguido los objetivos correspondientes a cada etapa. Integrar el aprendizaje en la relación social, convertirlo en un objetivo de equipo. Al comenzar el adiestramiento, se debe facilitar una gran seguridad al perro.

Adiestramiento De Base Cognitiva

De forma que si un conductista y un adiestrador cognitivo-emocional ven un mismo hecho cada uno hará una interpretación. También aprenderás qué diferencias existen entre el adiestramiento cognitivo-emocional y el entrenamiento conductista. Deja por tanto de existir el comportamiento robótico del perro para desembocar en un entendimiento de la intención del guía que le proporciona un instinto mayor, basado en el conocimiento, sobre cómo actuar en situaciones conocidas pero también en situaciones nuevas. Aunque parezca teórico, toca la raíz y las causas del comportamiento del perro para poder luego entender pautas para el entrenamiento. Camuflado en ese título no es más que adiestramiento tradicional basado en cómo castigar al perro. Hoy día esta thought tiene una amplia difusión y desarrollo.

Técnico en intervenciones asistidas con animales, educadora canina especialista en conducta y entrenadora de animales. Consulta todosnuestros cursos online del área veterinaria y de animales. Es solamente otra vuelta de tuerca, una forma de complementar al Adiestramiento Conductista o Comportamentalista con técnicas que los adiestradores ya usaban intuitivamente para apelar a la emoción del perro, sólo que ahora le pusieron un nombre más pomposo y tal vez comercial. Una vez logradas estas dos cosas, disponemos de nueve protocolos generales (más un décimo para el trabajo con los tutores humanos del perro) y varias decenas de protocolos especializados, que aplicaremos y combinaremos según cada caso.

Solicita Información Ahora

La pretensión es que al last corriga sus malos hábitos y comportamientos desde una motivación intrínseca y no extrínseca. En algún video he visto como un perro muy efusivo que se subía a la gente, con el tiempo dejaba de hacerlo. El adiestramiento cognitivo emocional propone un sistema de entrenamiento en varias fases para ir adaptando el plan de actuación y los objetivos a la evolución de la comprensión del perro. El motor de esta metodología innovadora es el eje compuesto por las capacidades cognitivas, sociales y emocionales del perro.

Comunicación Canina

Tenemos protocolos específicos para lograr estas dos metas de manera objetiva, reproducible y evaluable en cada momento, para asegurarnos de no tener que «probar» cosas. Un conjunto de protocolos ordenados, sistematizados y reproducibles para intervenir sobre el comportamiento canino a través de sus dimensiones física, emocional, cognitiva y social de manera conjunta y coordinada. Un modelo técnico, world, abierto e integrador para incorporar los nuevos conocimientos sobre el aprendizaje y comportamiento de los perros a su entrenamiento. Sin embargo, para quien no conoce estas bases conceptuales puede ser difícil distinguir las propuestas de calidad de las que sólo incorporan los términos cognitivo y/o emocional como atractivo publicitario.