Los Científicos Debaten Si Los Peces, Como Los Toros, Sienten Dolor

También se ha visto cuervos formando lo que los científicos llaman «agrupaciones cacofónicas», moviéndose y graznando en grupo como respuesta a la muerte de un congénere. Esta ha sido una de las mayores demostraciones que hayamos podido presenciar del dolor que sienten los mamíferos marinos. Brown explica que, en la naturaleza, las especies que son presas, como los conejos, evitan mostrar dolor por si un depredador decide que son un blanco fácil.

Miembros de tres familias diferentes acudieron a visitar el cuerpo de una matriarca difunta, oliendo, tocando y pasando varias veces junto al cadáver. Durante semanas, la noticia de una madre orca acompañando el cadáver de su cría por las aguas heladas del mar de los Salish llamó la atención de todo el mundo. La orca, llamada Tahlequah, también conocida por los científicos como J35, mantuvo lo mejor que pudo el cadáver de la criatura durante 17 días hasta que lo abandonó. Esta semana también se ha conocido la rocambolesca historia de los cadáveres donados a la Universidad Complutense para ser usados en lecciones de anatomía. Los cuerpos estaban apilados de cualquier forma esperando a ser incinerados en uno de los departamentos de la Facultad de Medicina. Había hasta 250 cuerpos en pésimas condiciones de salubridad, tal y como desveló El Mundo.

Además, esta semana algunos partidos se han reunido con el colectivo Carta por la Ciencia que agrupa a rectores de universidades públicas, sociedades científicas, sindicatos e investigadores jóvenes para trasladarles sus peticiones de cara a la nueva legislatura europea. De ellas destaca que el gasto en I+D+i no compute como déficit, una medida que ya ha sido adoptada por países como EEUU. También se pide llegar al 3% del PIB en inversión en I+D y aumentar el ratio de investigadores por habitante. La pregunta ahora es si ese dolor no es solo una señal más de los achaques de la edad sino si este acelera además el deterioro de procesos claves para la salud como el metabolismo.

Los Boletines De Investigación Y Ciencia

La semana también ha estado marcada por las elecciones europeas, que se celebran este fin de semana. Como es habitual, la ciencia y la investigación no han brillado por su presencia en los debates ni los mítines, aunque la mayoría de partidos sí incluyen propuestas en este terreno. En este sentido, el colectivo Ciencia con Futuro, que fue uno de los grupos más activos en las protestas contra los recortes en I+D, ha publicado un análisis de los programas electorales de los partidos desde el punto de vista de la ciencia.

animales que no sienten dolor

Se suma así a otros factores que también han demostrado cómo alargar la vida en muchos seres vivos. El hallazgo puede ayudar ahora a buscar formas de desactivar los receptores del dolor específicamente relacionados con su faceta negativa para la salud. Aunque, como advierten los autores del trabajo, ya existen fármacos capaces de hacerlo que han tenido que ser abandonados por sus efectos secundarios como, por ejemplo, volver a los pacientes insensibles a sensaciones abrasadoras o fiebres muy altas. Biólogos, neurólogos, psicólogos e incluso filósofos han tratado durante años de averiguar qué seres vivos pueden sentir dolor y cuál es la mejor forma de averiguarlo. Ahora, un grupo de investigadores ha decidido crear una nueva revista científica, Animal Sentience, cuyo objetivo declarado es “centrarse en la capacidad de de sentir de los animales no humanos”.

Es más, se han observado conductas en ellos que no parecen tener que ver con abordar el dolor desde un punto de vista totalmente físico, sino también psicológico, como el alejarse de sus iguales o de sus dueños evitando la socialización o el dejar de comer. En cualquier caso, la cuestión sobre el dolor en los animales y cómo se manifiesta deberá seguir siendo abordada desde la investigación, puesto que todavía queda mucho por esclarecer. También explica que las aves tienen receptores de dolor y sienten dolor como los mamíferos. En un estudio del año 2000 un grupo de pollos cojos escogió la comida que contenía analgésicos cuando les permitieron escoger su propia dieta.

¿sienten Los Peces Dolor?

En un tercer estudio publicado en iScience, investigadores de la Universidad Estatal de San Francisco indican que los pulpos exhiben comportamientos cognitivos y espontáneos que demuestran la experiencia del dolor afectivo. En los ensayos efectuados, pudo verificarse que los pulpos evitaban los contextos en los que experimentaban dolor, mientras que preferían aquellos sitios en los que sentían alivio. Para saber si los animales sienten dolor se recurre a la analogía, comparando nuestras reaciones y las suyas ante un estímulo negativo. Estas reacciones pueden ser, por ejemplo, la huída o el aumento de la frecuencia cardiaca.

animales que no sienten dolor

Con este objetivo, el Consejo Nacional de Investigación de los EEUU (NRC por sus siglas en inglés) reunió un comité especial para resolver el asunto. Una de sus tareas era determinar, precisamente, si los animales sienten dolor y en caso afirmativo qué especies pueden sentirlo. “El consenso del comité es que debería considerarse que todos los vertebrados son capaces de experimentar dolor”, concluyeron. Los animales sienten dolor porque poseen –al igual que nosotros, los animales humanos– un sistema nervioso central. El dolor es una respuesta biológica que experimentan los seres vivos que presentan sistema nervioso central.

Los Científicos Debaten Si Los Peces, Como Los Toros, Sienten Dolor

También puede tratarse de una experiencia emocional, que funciona de forma subjetiva y es diferente en cada individuo. El caso de los peces pone de manifiesto la dificultad a la hora de abordar un tema que puede tener una importancia crucial a la hora de analizar la relación de los seres humanos con el mundo animal. Existen fundamentalmente dos formas de determinar si un animal puede sentir dolor.

Expertos internacionales reunidos en Londres han asegurado que este problema tiene una magnitud related a la del cambio climático. Dos de estos expertos urgen a los líderes internacionales a crear un comité internacional equiparable al IPCC que se ocupe de luchar contra la creciente resistencia a los antibióticos actuales y asegurar la creación de nuevos tratamientos. Otro estudio más reciente, realizado por científicos de las Universidades de Oxford y Queensland, pone de manifiesto que los peces arqueros, , tienen la capacidad de reconocer con precisión un rostro humano entre distintas caras.

Los Mamíferos Sufren De Forma Related A Los Humanos

Sin embargo, no significa que sientan el dolor de la misma forma en la que lo sentimos los seres humanos ya que su sistema nervioso es diferente. Aunque sus nervios también se distribuyen a lo largo del cuerpo, puede que haya partes a las que no lleguen y en las que, por lo tanto, no sientan dolor. Todavía queda mucho por investigar y aprender sobre estos pequeños animales pero ya se han realizado diversos estudios en relación a este tema.

Esta proteína activa el dolor cuando sube demasiado la temperatura corporal o cuando hay una inflamación, un mecanismo de protección que puede ser esencial para la supervivencia. Pero estudios anteriores también han mostrado que los ratones que no producen esa proteína engordan menos aunque coman dietas muy altas en grasas, equivalentes a la comida basura de los humanos. Otros vertebrados como aves, repitles, peces y anfibios presentan un circuito neural parecido al de los seres humanos, pero sin estas regiones concretas del prosencéfalo. Sin embargo, el reino animal está plagado de especies para las que la respuesta a esta pregunta no resulta tan sencilla. Las aves, los reptiles o los peces, por ejemplo, carecen de neocórtex, aunque un estudio de 2012 determinó que las primeras tienen unas células similares a las de esta región del cerebro. De esta manera, existiría una especie de «resiliencia neurofuncional» que permitiría al cerebro activar múltiples sistemas y regiones con la flexibilidad necesaria para seguir preservando las sensaciones de dolor, más allá de lesiones o patologías limitantes.