No Es Lo Que Esperaba, Pero Estoy Satisfecho

Nuevamente hicimos una parada larga en el río González donde nos refrescamos y unos patos corta corriente amablemente nos saludaron. Seguimos el sendero y nos encontramos con seis motociclistas en motos enduro y fue bastante extraño verlos ahí, en un sendero de arrieros y peatones. Después de eso una última parada en la junta de los ríos González y Los Sauces y bajar directo a la pasarela. Solo vi dos pequeñas lagunas en todo el lugar y un paisaje increíble donde se veía hasta el nevado de Longaví, adonde pocos días antes habíamos ido por el Achibueno a las lagunas Cuellar.

Paré a tomar agua y me di cuenta que yo andaba con toda la comida y que ya había pasado más de media hora, así que la Claudia debía estar un poco furiosa. Tomé varias fotos, admiré el paisaje que es hermoso y partí más rápido que un motoboy de vuelta para que no me retara. El resto de la noche nos dedicamos a jugar con las linternas, esperar a que salga la luna y relajarse al lado del fuego. Nos demoramos una hora en llegar a Las Marmitas y ahí decidimos acampar. Armamos la carpa, dejamos los sacos y cosas dentro y partimos a conocer Las Marmitas y unas cascadas que quedan un poco más arriba, que son hermosas y valen por sí solas el esfuerzo. Estuvimos harto rato pero el hambre nos hizo volver al campamento a preparar la cena.

Supongo que te quiso jugar una broma, y dio por hecho (erróneamente) que viste esa película. Son sesiones en las que, sin ningún tipo de compromiso, te ayudaré a estar más satisfecho con tu vida y a sentirte orgulloso de ti mismo y de tus resultados. No estamos acostumbrados a decidir, a tomar responsabilidad personal sobre nuestras vidas. Muchas personas creen saber lo que desean, pero en realidad solo persiguen deseos que copian de las películas, de los medios de comunicación, de la presión social… pensamos que queremos aquellas cosas que nuestro entorno nos induce a creer. Sin embargo, todo eso no nos proporciona satisfacción, porque no es actual. Tendemos a pensar que elegimos aquello que pensamos y que decimos, sin embargo no es así.

Soy Muy Tímida ¿puede Ser Un Obstáculo Para Estudiar Psicología?

Estuvimos un buen rato mirando el paisaje y sintiendo el viento fresco a la apacible sombra de los árboles. Iba raudo en el camino y me empecé a acordar de una tira cómica de Olafo El Vikingo que period acerca de que él iba corriendo a su casa y decía “uff, si llego tarde Helga no me habla” y luego paraba y decía “¡pero debo estar loco, entonces para que corro! Pasamos un pequeño bosque y estaba más seco que empanada de milo y el calor ahora se sentía como un verdadero horno, pues el suelo de roca se calienta y hace que todo el aire sea tibio. No sé, yo veo más normal que esas cosas se hablen en el momento, sobretodo si es para bien.

Vamos que no cuesta nada decirle a tu pareja que has disfrutado mientras permaneces abrazado. Soy Aritz Urresti, desde 2007 imparto programas de Mejora de la Productividad profesional y private para mejorar resultados económicos de tu empresa, así como en otros aspectos de tu vida. Mi meta es ayudar a nuestros clientes a conseguir su éxito a través de la realización progresiva de metas personales, predeterminadas y valiosas en las seis áreas de la vida. Una vez tomamos plena consciencia de esta realidad, podemos empezar a cuestionar nuestro propio comportamiento. ¿Cómo vamos a estar satisfechos con nuestra vida sino la elegimos?

Nuevamente leímos las indicaciones que llevábamos y decía que a dos kilómetros había un pequeño bosque donde corría un estero. Una hora y algo más tarde llegamos a un puesto de arrieros, que era nuestro hito más claro del trekking de ese día. Ya estábamos dos horas atrasados respecto a la descripción de la página, la que decía que faltaban 2,3 km para llegar a las marmitas y que tomaba 20 minutos recorrer esa distancia. 2,3 Km en 20 minutos quiere decir que se camina a prácticamente a 7 Km por hora cuando la velocidad promedio es aproximadamente 5 Km por hora en ciudad o terreno plano sin carga. Otra cuesta más, tomarse la última agua que nos quedaba y seguir caminando hasta finalmente encontrar el bosque y un delicioso estero de agua fresca que nos salvó el día.

Después De Tanto Tiempo Un Meme

Otra media hora en medio del valle González y tomamos el desvío hacia el maravilloso cajón de Las Tragedias. El primer tramo es por un antiguo bosque quemado que ahora es una planicie de piedras, tierra y matorral bajo, lo que hace que con el sol de mediodía el calor sea agobiante. Unas cuantas cuestas por un sendero bastante suelto por los caballos de los arrieros terminaron por cansarnos y optamos por recuperarnos debajo de un solitario ciprés.

Diseña un guión para tu vida, deja que sean las circunstancias las que te zarandeen. Cuando tu vida transcurre de una forma que no deseas, toma consciencia de que la vida no es más que un juego y que puedes elegir cambiar sus reglas. Porque estamos marcados por nuestras creencias y nuestros condicionamientos mentales. A pesar de que lo que muchas personas creen, ninguno de nosotros hemos escogido prácticamente nada de lo que forja nuestro carácter, sino que somos el resultado de las circunstancias de nuestra vida.

Para nosotros se nos hacía evidente que la descripción no period la más certera y quien la había hecho era un mutante extremely entrenado y probablemente había ido por el día o en formato ultra liviano. El sendero pasa por una casa/campo abandonados y luego toma una buena subida que nos hacía pensar que íbamos a ir ganando altura de a poco, pero como siempre, el sendero vuelve a bajar a la altura del río y se pierde todo lo ganado. En todo caso la vista desde la cuesta hacia el cajón de González es maravillosa. Buscando información di con una página donde sale una descripción del trekking a Las Marmitas de las Tragedias, una serie de cascadas al estilo de las siete tazas, pero más sencillas, quedan al interior del valle y estero de Las Tragedias.

A esas alturas del valle el paisaje era hermoso hacia donde uno mirara y la expectación de lo que venía era grande. Paramos a descansar y almorzar unos sándwiches de salame con tomate, pero en cuanto sacamos las cosas nos invadieron las chaquetas amarillas. Totalmente sitiados por ellas, dejamos un trocito de tomate en una roca para que se fueran por él, pero no surtió mucho efecto así que engullimos todo rápidamente y nos fuimos, dejando ese pequeño trozo de tomate herido de muerte por decenas de abejas furiosas. Ya nada podíamos hacer por él (a nuestro regreso no encontramos rastro de él). Será publicado si cumple con las reglas de contenido y nuestros moderadores lo aprueban. Tu novio tiene un sentido del humor muy raro, digo, es normal que no hayas entendido la referencia de una escena de “Cool World”.

Yo pude nadar un poco y Claudia más bien se refresco sin nadar. Subiendo el cerrito y cómo Claudia iba atrás media cansada, le dije por señas que me esperara y que yo iba a ver si se veía alguna laguna. Partí en modo ultra rápido (como estaba descrito en la ruta que teníamos de referencia) y seguí loma tras loma hasta llegar casi al final del valle y como period obvio, nada de la laguna que esperaba ver. Quedando poca luz natural, acampamos en el primer plano que encontramos y que resultó tener un gran nogal que nos cobijó esa noche. También había varios manzanos y el río corría cerca por lo que el agua no fue problema. Dormimos bien pensando que el día siguiente nos iba a tomar unas tres horas llegar a las marmitas.

Nuestra manera de pensar y nuestras opiniones son parte de procesos inconscientes automatizados. Algunos psicólogos afirman que solo el 10% de nuestros pensamientos son racionales y conscientes, siendo el resto fruto de nuestros automatismos mentales forjados durante los 7 años iniciales de nuestra vida. Llegué haciéndome el simpático y logré disminuir la ira de Thor lo suficiente para que bajáramos a la sombra de unos robles a comer algo y descansar con una increíble y tranquila vista a las montañas. Ese paisaje me trajo nostalgia de mis trekking por Puyehue, donde el paisaje de la Pampa Frutilla es comparable a este.