Ofidismo En La Península Ibérica

En nuestra región las culebras son activas desde la primavera hasta el otoño (suelen hibernar en los meses más fríos). Aunque su actividad depende de multitud de factores (especie, sexo, temperatura…) suelen ser diurnas en primavera y otoño, y se vuelven crepusculares e incluso de hábitos nocturnos en verano. En la Península Ibérica se dan tres especies de víbora que resultan muy fáciles de diferenciar. En caso de que no podamos hacerlo debemos llamar al 112 para pedir ayuda. Inmovilizar la zona, manteniéndola en la posición más baja posible con respecto al resto del cuerpo.

Muchísimas gracias por este publish, es muy completo, me sorprende el rigor con el que se ha recopilado tanta información y cómo se transmite. La primera medida será alertar a los servicios médicos para activar el protocolo hospitalario los antes posible, además de que pueden orientarnos si no sabemos cómo actuar. Debido a la delimitada ubicación geográfica de cada especie (las áreas geográficas donde se encuentran a penas se superponen), es muy probable saber que especie ha provocado la mordedura sin necesidad de identificarla. No es raro que aparezcan ampollas y manchas violáceas en la zona del mordisco.

Típica serpiente de bosque seco y zona de matorral, la culebra de herradura tiene una serie de manchas circulares en el dorso y una mancha en forma de herradura, que rodea la nuca y a quien debe su nombre común. Una clara diferencia en comparación al resto de culebras de la Península Ibérica. Sin duda una de las culebras con mayor carácter, belleza y porte que tenemos. Los ejemplares macho adultos superan los 2 metrosy se han dado citas de 2,5 metros de longitud.

Culebra Bastarda O De Montpellier Malpolon Monspessulanus

Sin embargo, las mordeduras son extremadamente raras, y la mayoría se producen tras una manipulación demasiado prolongada del animal. Existen más de 2600 especies de serpientes distribuidas por todo el mundo. En España existen 13 especies, de las cuales 10 son culebras y 3 víboras. Se la encuentra en toda la península excepto en la cordillera cantábrica y en los pirineos. Es la que más ataques a humanos produce, pero por suerte la que posee el veneno menos tóxico de las tres víboras ibéricas. Se suele encontrar en hábitats de entre 900 y 1100 metros de altitud media, en zonas de matorrales, pastizales, muros de piedra, bosques y zonas rocosas secas.

El veneno es neurotóxico y puede llegar a producir anestesia, fasciculaciones, midriasis, disartria, disfonía, alteraciones de la conciencia o parálisis de pares craneales. Para poder clavar estos dientes en la presa, se ven obligadas a realizar, habitualmente, repetidas mordeduras a la vez que parecen intentar tragar a la presa. Es la mayor culebra que podemos encontrar en Europa, con un cuerpo de hasta 2,5 metros de longitud; también destaca por su notable belleza e intenso carácter agresivo.

¡una Cría De Serpiente Atrapada En Ámbar!

La culebra de escalera tiene la cabeza pequeña y poco prominente, con el morro agudo. Se caracterizan por ser grisáceas con un diseño de manchas negras a lo largo de su espalda con forma de «H», como el dibujo de una escalera de mano. Según crece, los adultos son más parduzcos y pierden los “escalones” quedando tan sólo las dos líneas negras paralelas longitudinalmente. Las crías suelen ser agresivas pero esta especie no es venenosa y no supone peligro.

De cabeza relativamente corta, deprimida y hocico especialmente corto, que le sirve para excavar en la tierra y arena donde suele encontrarse. [newline]Ofidio pequeño que no sobrepasa el medio metro de longitud, por regla common. Para nosotros, como decíamos, es la serpiente más común y abundante en la península, junto con Natrix maura. Traslado del paciente a un hospital para valoración hospitalaria de la evolución del mismo y tratamiento hospitalario.

En la península Ibérica hay 13 especies autóctonas de ofidios. Diez de ellas pertenecen a la familia de los colúbridos, que no son venenosos excepto la culebra bastarda y la culebra de cogulla. Las 3 especies de vipéridos (víbora áspid, víbora hocicuda y víbora de Seoane) son venenosas y son la causa más frecuente de envenenamiento por ofidios en España. Una serie de rasgos permiten diferenciar ambas familias e incluso identificar a cada una de las especies.

La víbora de Seoane es, con una longitud máxima de 50 cm, la menor de las tres especies de víbora que se dan en la Península Ibérica. Cabeza pequeña y alargada, poco diferenciada del cuerpo, no muestra ningún tipo de protuberancia nasal. Habita el cuadrante noroeste de la península, desde Galicia hasta Navarra.

Esta especie de culebra sí que inyecta veneno, pero es tan débil que no supone riesgo para el hombre. La mayoría de las serpientes no son tóxicas o son inofensivas para el ser humano, pero también hay algunos tipos de serpientes venenosas. Las mordeduras de serpiente son bastante raras en España, pero se producen. Si le muerde una serpiente, debe consultar siempre a un médico u hospital lo antes posible.

Culebra Viperina Natrix Maura

Es muy escurridiza y de hábitos nocturnos, por lo que es difícil de encontrar. La culebra de cogulla occidental «probablemente se esté viendo afectada por la proliferación del jabalí y la aridez creciente en la mitad sur de la península Ibérica», considera Pleguezuelos. «Por su reproducción bienal y pequeño tamaño de puesta, tienen poca capacidad de recuperación frente a sucesos imprevistos que afecten a sus poblaciones», detalla el experto. Solo la mitad de las hembras maduras se reproducen cada año, y el tamaño de puesta es de four,2 huevos en promedio . Para eso dedicamos nuestro tiempo y agradecemos estos comentarios.