¿puede Un Profesor Quitar El Móvil A Un Alumno En Clase?

En España no hay una regulación genérica sobre este asunto y son los colegios los que deciden si establecen o no normas sobre el uso de los móviles o sobre la prohibición de llevarlos al centro. La mayoría de los colegios optan por prohibirlos salvo para actividades programadas, mientras que en los institutos hay más diversidad, según los datos del Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y Formación del Profesorado, que depende del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. No se debe utilizar para entretener a un niño que está molestando en un restaurante. Eso no refleja un problema con el móvil sino un problema de educación”, señala Enrique Dans quien concluye que “en lugar de utilizarlo como una herramienta didáctica que tiene un potencial enorme lo estamos utilizando como una easy droga”. “Una cosa es dejar que un niño utilice un móvil y otra cosa es que esté con él en la mesa sin hablar con nadie”, pone como ejemplo. Eso sí, este experto también considera que es indudable que un niño necesita una supervisión al principio para utilizar el móvil.

“Si los padres se declaran ignorantes, pierden el respeto y la capacidad para convertirse en referencia de sus hijos”, alerta. Por otro lado, y en esto también coincide con el decálogo elaborado por los pediatras, no se puede mirar para otro lado ni renunciar a formarse en nuevas tecnologías por parte de profesores y padres. «Si le das a un menor un coche con catorce años, sin carnet de conducir, sin acompañarle, está claro que no quedará ileso. Ahora a los niños de menos de 14 años le estamos dando terminales de última generación para que vayan a 200 por las redes sin que tengan idea», asegura esta policía, quien recuerda que «la propia WhatsApp dice que no se debe tener esta aplicación hasta los sixteen años».

Robo De Identidad Infantil, No Es Juego De Niños

Algunos piensan que la situación, pese a algunos informes de previsión de comienzos de la década de 2010, se ha ido de las manos y se ha llegado tarde con las medidas de regulación de los smartphones en las aulas. Es habitual que desde los padres pongan en manos de sus hijos una herramienta que es tan maravillosa como peligrosa, y por supuesto, un elemento de distracción importante. Por eso, considera que estamos ante una cuestión de diálogo y de invertir en capacitación propia. “No voy a poder controlar lo que hace el niño con un móvil si no tengo una mínima concept de lo que es bueno o no y de dónde tengo que descargarme una aplicación.

Desde el Consell Escolar de Catalunya, su secretario, Jordi Rodón, admite que “las familias tienen muchas dudas, muchas preguntas. Cuando hablamos de centros educativos, aparte del currículum competencial, tenemos formas de aprender, metodologías, y poco a poco va incorporando los dispositivos móviles”. Los niños pueden tener balones en el centro y no por eso están chutando el balón en los pasillos. El Consell Escolar aprobó un informe en 2015, actualizado en febrero del año pasado, que defiende el uso de los móviles en las aulas y añade algunos consejos.

Expertos Analizan El Periodismo Del Futuro

Son también numerosas las experiencias positivas en las que el móvil constituye un elemento esencial para el aprendizaje. Algunos argumentos en contra del uso de los dispositivos en los colegios señalan que estar pendiente de notificaciones e interacciones con otros en el mundo virtual dificulta la concentración sobre lo que se está haciendo en ese momento, por ejemplo, participar en clase. Para que el aprendizaje sea provechoso, poder aportar, reflexionar, hacer un comentario crítico sobre lo que se está tratando o retener la información para después hacer uso de ella es necesario mantener un nivel máximo de atención algo difícil de conservar si se está pendiente del móvil. Por supuesto, evitar compras no deseadas con el teléfono móvil también es un punto a valorar por docentes y padres. “Yo creo que el móvil en el colegio no lo necesitan, que está muy bien que tengan un momento de desconexión”, dice Marc Masip, psicólogo y director del programa Desconect@.

“Mis padres, antes de dejarme jugar en la calle solo, me supervisaron. Me contaron las reglas de cómo se juega, lo que era un semáforo en rojo y uno verde, por qué no podía salir detrás una pelota corriendo. Y me explicaron mil veces que, por mucho que me ofrecieran un caramelo, no podía aceptarlo si me lo daba una persona que pasaba por la calle. Una de las conclusiones más relevantes que arroja el estudio ‘Estado de la Ciberseguridad y la Convivencia escolar 2020’ que ha realizado Gaptain durante 2020, es sin duda la preocupante exposición a contenido para adultos a la que están sometidos niños y niñas en web desde edades cada vez más tempranas. Segureskolaayuda a tu colegio y te posiciona en elcompromiso con la educación y convivencia digital, algo que las familias ya valoran, pero que en breve van a valorar mucho más porque el efecto de la brecha digital ya lo sufren hasta en casa cada día, igual que tú en el centro. Parece claro que la tecnología de los teléfonos móviles ha llegado para quedarse.

En este caso la medida ha mejorado el sueño y el rendimiento common de los alumnos. Losmaestros digitales, los que aplican las nuevas tecnologías en sus métodos de enseñanza, creen queintegrar dispositivos móviles en las clases motiva a los alumnosporque están trabajando con herramientas que les gustan y que usan en su día a día. La prohibición, además, puede tener el efecto contrario, ya quesi concebimos el móvil como un objeto negativo los alumnos tendrán más ganas de usarlocomo forma de rebeldía ante la prohibición. Las tesis que sostienen desde este programa es queel teléfono móvil puede hacer que el alumno se distraiga y pierda fácilmente la concentración, y que descuiden las relaciones con los otros niños. En el momento del patio, por ejemplo, si los alumnos tienen acceso al teléfono móvil están más pendientes de él que deinteractuar con el resto de compañerospara jugar, conocerse y establecer amistades.

Un proyecto del departamento destinado a integrar el valor educativo de las tecnologías en las aulas. Un 35,9 por ciento de los centros de primaria y secundaria públicos y concertados hacen un uso educativo de los teléfonos móviles en el aula. El Govern quiere que la escuela dé respuesta a los grandes retos sociales y tecnológicos. Esa es precisamente la decisión que tomó elGobierno de Emmanuel Macronpara el inicio del curso pasado y que sigue en vigor, una medida conpoco ‘feeling’ a nivel internacional, pues solo Singapur y Puerto Rico (que terminó suavizando la norma), están en un nivel parecido. Nueva York se atrevió, pero retrocedió en el 2015 con el cambio de alcalde. La ministra de Educación y Formación Profesional,Isabel Celaá, instó en septiembre del año pasado a “reflexionar sobre si eltiempo escolar debe estar libre de esa adicción”, en referencia a la dependencia del teléfono que desarrolla la chavalada, desposeyendo al invento de cualquier posible beneficio educativo.

“El móvil puede ser muy adictivo porque te ofrece todas las posibilidades de ocio habidas y por haber”, reconoce Enrique Dans, quien añade que, “lógicamente, requiere que lo controles”. Este experto pone como mal uso el hecho de que haya padres que le dan el móvil al niño y éste se tira hasta las three de la mañana con él jugando debajo de las sábanas. “Esto es demencial”, sentencia “cuando con un juguete no le dejarían hacer lo mismo”.

Expertos En Educación Cuentan Los Execs Y Contras Del Uso Del Móvil En El Aula

Además de la convivencia escolar y digital, hay otra convivencia que se ha visto impactada por el uso excesivo de la tecnología de la que no se habla,la convivencia familiar. Está claro que es necesaria la reflexión sobre el uso en general de la tecnología y aprovechar el inmenso potencial que puede tener tanto en el aprendizaje como en el desarrollo de las habilidades tecnológicas. La tecnología ha venido para quedarse y prohibiendo su uso se desperdicia la oportunidad de buscar soluciones a los nuevos desafíos que nos plantean. Si se va más allá y se utiliza para grabar tanto a profesores como al resto de alumnos para después compartirlo en redes se está, además, atentando contra la privacidad de unos y otros y puede constituir materials de ciberacoso.