Se Me Ha Caído El Móvil Al Agua, ¿qué Hago?

En los móviles Android, lo normal es que se haga con una pulsación prolongada en el botón de encendido. En los últimos iPhone, dejando pulsado el botón de encendido y uno de los de volumen. Otras empresas cuentan con maquinas con las que prometen poder sacar todo el agua del inside de un teléfono en apenas 30 minutos.

Ahora, si el mito del arroz ha llegado tan lejos es porque simplemente es el absorbente que más a mano podemos tener en caso de un accidente (móvil recién mojado). Una vez desmontado y secado el terminal llega el momento de la paciencia. Ya sea en arroz, area de gato, copos de avena o gel de sílice, tenemos que sumergir el teléfono mojado durante 48 horas en alguna de estas opciones. Dos días durante los que lo mejor es no tocar para nada el teléfono, con el fin de que el absorbente que usemos haga su trabajo. Porque si hay algo que ocurre casi automáticamente cuando un móvil mojado llega a un servicio técnico es que se rechaza la reparación gratuita.

Guardar Los Contactos En Servicios De Cloud

Los teléfonos móviles tienen circuitos electrónicos que podrían acabar dañados. Y es que la electrónica funciona mejor cuanto más fríos están los circuitos. Además, las piezas metálicas y de plástico se podrían fundir por el exceso de calor. No desesperes, te mostramos paso a paso cómo recuperarlo con métodos como el arroz o el alcohol.

se me ha caido el movil al agua que hago

En cambio, si eres de los que sí, lo primero que te habrá venido a la cabeza es el viejo truco de introducirlo en arroz. Pues bien, existen otras alternativas más o menos eficaces que también ayudarán a salvar el smartphone sin necesidad de desembolsar grandes cantidades de dinero. Después de gritar o decir palabras probablemente no muy elegantes, te toca que actuar rápido. De hecho, uno de los elementos más importante en estas situaciones es el tiempo. Si no sabes qué hacer si se moja el móvil, no intentes aplicar calor de ninguna manera.

Introdúcelo En Materiales Desecantes O En Arroz

Si no es un móvil sumergible y sellado, se llenando de agua despacio, de forma que cuanto antes lo rescates, mejor. Tampoco tienes que coger un secador de pelo pensado que si echas aire caliente conseguirás eliminar el agua de dentro del móvil, porque empeorarás el problema. El secador no elimina las gotitas al instante, sino que las empuja y las esparce por todos los circuitos. Haciendo esto, corres el más que possible riesgo de provocar un cortocircuito o de malograr algún componente con la temperatura alta del aire caliente. Hay que extraer cada funda, tapa, carcasa o similares que tenga el aparato. Los móviles dejaron de ser «desmontables» en su gran mayoría y hoy en día lo único que se puede extraer son las tarjetas SIM y las SD o también conocidas como tarjetas de memoria.

Si el teléfono cae en agua salada deberemos volver a sumergirlo en agua del grifo para hacer desaparecer la sal. Tras ello, lo primordial es apagar el móvil, para evitar cortocircuitos que empeoren la situación. Si llevas tu móvil mojado a un servicio técnico, lo primero que harán será rechazar la reparación gratuita. Y es que la garantía no cubre los daños por agua, ni siquiera en los móviles que son resistentes a ella. Realizar el secado cuidadosamente es uno de los pasos más importantes de todo el proceso y puede llegar a ser iireversible si no se hace bien. Para evitar que el agua que sigue en el inside afecte a más zonas, hay que secar los laterales del móvil con un trapo, una toalla o un trozo de papel absorbente y moverlo y girarlo lentamente.

Ninguno es infalible pero hay algunos que son directamente inútiles, y hasta perjudiciales. Mucho ojo con qué le hacemos al teléfono cuando ha sufrido daños por agua, no sea que empeoremos la situación más que solucionarla. Salvar un móvil del agua es difícil pero no imposible, y siempre dependerá de hasta qué punto ha entrado el agua en el inside del terminal. Como hemos comentado tantas otras veces, que un móvil sea “sumergible” gracias a sus certificaciones no significa nada. Estos sellos se deterioran y el agua puede acabar con cualquier dispositivo eléctrico.

Por muy seguros que vayamos por la vida, en cualquier momento se nos puede caer el móvil al agua, a la bañera, a la piscina o incluso a la taza del váter. Si el móvil no responde y no hace ningún tipo de ademán por encenderse, es hora de buscar un sustituto ya que rara vez los daños por agua están cubeirtos por el seguro. Se conocen muchos mitos y leyendas sobre cómo resucitar un movil que ha estado bajo el agua como meterlo en arroz o como la nueva moda de Tik Tok, utilizando un sonido compuesto por zumbidos. Sin embargo, para maximizar las posibilidades de que sobreviva en estos casos, hay una serie de pasos que se recomienda seguir.

Así que, llegados a este momento, podemos sumergir el móvil en alcohol y dejarlo ahí un par de minutos pues el alcohol llegará a los mismos puntos que ha alcanzado el agua. Recordemos, siempre con el teléfono apagado y con la batería retirada, tal y como hicimos con el alcohol o la sílice. Después sacamos el teléfono del alcohol y esperamos a que seque completamente. Hasta que no haya rastro de olor al compuesto, en ese momento se habrá retirado completamente sin dejar rastro. En este caso, el servicio técnico nos remitirá la notificación de que la garantía se anula, y posiblemente un presupuesto de reparación con el que no estaremos muy de acuerdo. Sea como fuere, lo best es probar antes todas las soluciones que estén a nuestro alcance para “revivir” el teléfono o evitar su fallecimiento.

Pese a que pueda parecer absurdo, sumergir el móvil puede salvarlo de una inmersión, y eso es gracias al alcohol de 70º, de 95º o al isopropílico, que encontramos con una pureza de hasta el 99%. En estos casos de accidentes acuáticos hay tantos consejos para evitarnos como para paliarlos una vez suceden, pero no todos funcionan. Veamos qué métodos funcionan y qué métodos no a la hora de salvar un móvil de una inmersión para que siga siendo operativo en el menor tiempo posible. Pues probar métodos que no sirven puede acabar con un bonito pisapapeles, y con nosotros de camino a una tienda para comprar un reemplazo. Aunque el teléfono esté “funcionando”, es recomendable que fuerces el apagado al ser más rápido que navegando entre menús y con una gran posibilidad de que la pantalla no responda bien a los toques.