Si Me Necesitas Silba

Apenas tenía 19 años y había aparecido en la primera plana de la revista Harper`s Bazaar, porque tenía el pelo rubio, los ojos verdes y una observación enigmática que prometía demasiado. Corría el año 1943 y un director mitológico de Hollywood procuraba una cara nueva para transformarla en la estrella de una película que se basaba en un libro que había escrito un amigo de el. En «Tener o no tener», Lauren Bacall le dice a Humphrey Bogart algo parecido a «Si me necesitas, silba», frase que quedó inmortalizada si bien nunca figuró en el guion. El día que se casaron, Bogart colgó del cuello de la Bacall un silbato de oro y el guiño se trastocó por el hecho de que fue Bacall la que, entre risas y complicidades, sopló el silbato para que Bogart la prosiguiera hasta la suite que tenían reservada.

La combinación de sus fuertes personalidades, su distinción en el momento de accionar, su idéntica ideología política e inclusive un tono de voz afín, hicieron de ellos una pareja perfecta tanto dentro cómo fuera de la pantalla. Entonces empezó a caminar por las laderas, leyendo aquel libro en voz alta. Ella misma se percató de que si la hubiesen visto, le habrían sugerido el psiquiátrico. De esta forma construyó su voz aguda y sensual.

3 | “el Estado No Tiene Una Intención Política Real De Garantizar Los Ddhh”

͉sta se encuentra dentro de las frases de una de las mucho más enormes obras cinematográficas de siempre, «Conjunto Salvaje». Un conjunto de hombres se enfrenta a un ejército poderoso por defender a un solo compañero, por defender lo que es justo. El fragmento aquí­ traí­do forma parte a entre las primeras situaciones que va a preparar la esencia del trágico y épico final. Parece ser que el día que se casaron, en recuerdo de la película y la frase que les inmortalizo, Borgart le obsequió a Bacall un colgante con un silbato de oro. Acepto la política de privacidad, dando mi consentimiento para el almacenaje de la información proporcionada en este cibersitio. Y lo practicó con Humphrey Bogart, en entre los diálogos inolvidables de Tener y no tener, en el momento en que ella lo deja en su cuarto y le afirma que si la necesita, que silbe.

si me necesitas silba

Lo de Bacall y Bogart resulta hasta infantil.

Cartelera De Cine

«Nunca pensé que el matrimonio fuera una institución duradera. Creí que estar casada cinco años era como estar casada por siempre». ¿De qué forma se explica la aceptación incondicional de cualquier disparate, de cualquier silbido que llegue de arriba, sin un atisbo de dignidad ni rebeldía? No ver, no oír, no sentir y permanecer como esculturas de sal, traicionando cualquier principio ético o ética.

«No debes decir ni realizar nada. Es suficiente con juntar los labios y… soplar». De tanto ensayar, nació entre las historias amorosas clásicas de Hollywood. Hoy despedimos a esta estrella del celuloide que nos ha dejado multitud de frases célebres a los dos lados, tanto en sus individuos cómo en su historia real.

Lauren Bacall – «si Me Necesitas… Silba»

¿«Si me precisas, silba», sintetiza la predisposición incondicional, la sumisión, la entrega y la actitud de espera hacia lo que pudiera contar con el dueño del silbido? Piensen, un silbido, un simple silbido y aparece la Bacall, de guardia persistente y con su mejor sonrisa, para satisfacer las pretensiones del silbador. Ahí es nada, el roce precipitado de un poco de aire fluyendo de los labios y las puertas del cielo que se abren para brindarnos el jardín de los sueños, que era la Bacall.

si me necesitas silba

Ella se llamaba Betty Joan Perske, pero la convencerían que optara por un nombre con mayor pegada y sofisticación, Lauren Bacall. Había nativo de Brooklyn y procuraba trabajo en el séptimo arte. Almacena mi nombre, correo y web en este navegador para la próxima vez que comente. Esta parte mucho más divertida es la que protagoniza una de sus últimas publicaciones. En ella, Alejandro Sanz nos sugiere ir a jugar creando él mismo un reto que consiste en contraer el bíceps al ritmo de tu silbido. De este modo presumía el artista de musculitos mientras que sus fieles le llenaban de halagos y reían a carcajadas frente a la ocurrencia del cantante.

«si Me Necesitas Silba»

Eso no ha impedido que «Si me necesitas, silba», esté considerada como una de las oraciones mucho más machistas del cine». Verdad o patraña, cosas del cine, aceptémoslo como una verdad llena de mentiras. «Si me necesitas, silba«, expresaba el artista en el pie de fotografía, unas expresiones que los mucho más cinéfilos reconocerán rápidamente, ya que se convirtió en una de esas oraciones de película que pasan a la historia. Pertenece a la película Tener y no tener en la que, en un momento dado, el personaje interpretado por Lauren Bacall le dice estas palabras al de Humphrey Bogart. «Cuando andas con un hombre, permaneces con él. Si no lo haces eres como un animal.

Todo era idóneo para aprovechar el éxito inesperado de Casablanca . El directivo era Howard Hawks y estuvo según con su esposa en que esa mujer tenía un extraño magnetismo con colosal potencial. Y el escritor amigo, Ernest Hemingwey, ahora había aceptado que Hawks convirtiera Tener y no tener en una trama de la Segunda Guerra Mundial, que sucede en la Martinica de Vichy. En Hollywood, un convenio de divorcio equitativo quiere decir que cada parte logra el cincuenta por ciento de la publicidad. En el momento en que la guerra de Bogart contra el cáncer terminó, Bacall dejó el silbato de oro al lado de su ataúd.